Enfermedades Relevantes PAGE: informacion_enfermedades.php

Anemia

¿Qué es la anemia?

La anemia es la disminución de la cantidad de glóbulos rojos. Es habitual encontrarla en los niños de entre 6 meses y 3 años de edad, sobre todo en aquellos que no han recibido prevención con hierro, ya sea a través de una alimentación suplementaria con alimentos fortificados con hierro o con suplementos medicamentosos indicados oportunamente por el pediatra.

Es habitual que durante el primer año de vida los niños presenten un rápido crecimiento, y las reservas de hierro sean utilizadas para tal fin. Si éstas no son suplementadas en ese momento, los niños están expuestos a sufrir un déficit de hierro que tendrá como consecuencia un cuadro denominado anemia ferropénica. Las adolescentes, debido a la menstruación y también al rápido crecimiento, son propensas a padecer anemia.

¿Por qué se produce?

La anemia más frecuente es causada por falta de hierro. Otras causas pueden ser: enfermedades infecciosas, carencia de vitamina B12 o de ácido fólico, mala alimentación y parasitosis. La utilización de leche entera de vaca o de otros animales en menores de un año puede producir una enteropatía perdedora de glóbulos rojos, enfermedad en la cual se presenta una salida periódica de glóbulos rojos hacia la luz intestinal , que con el tiempo causará anemia.

Como se ve, este tipo de anemia carencial puede llevar al compromiso de la vida al afectar todos los órganos. La consecuencia más importante de la deficiencia de hierro, especialmente si ha llegado al grado de anemia moderada, se refiere al desarrollo intelectual presente y futuro de los niños. En los escolares anémicos, se ha demostrado en reiteradas ocasiones una disminución en su rendimiento, hecho que mejora con la corrección de la deficiencia. En los más pequeños, por otra parte, se detecta un retraso madurativo importante
.

El déficit de hierro en la infancia puede producir alteraciones en el coeficiente intelectual que perdurarán toda la vida.

¿Cómo se diagnostica?

Es muy común que el pediatra, además de solicitar estudios de laboratorio, le pregunte sobre la historia nutricional de su hijo. Es necesario elaborar un perfil confiable de la alimentación del niño, incluyendo el tipo de alimentación, la historia de lactancia materna y si ha recibido suplementos de hierro, ingesta temprana de leche de vaca completa sin diluir, ingesta de fórmulas infantiles fortificadas además de las características de la ablactación (primeros alimentos sólidos que se le dan al bebé), etc.

¿Cuándo debo sospechar que mi hijo tiene anemia?

La anemia puede producir diferentes síntomas de acuerdo con su severidad, pero, en la mayoría de los casos, los niños anémicos presentan sensación de frío, palidez cutáneo-mucosa (más evidente en manos y labios), fatiga, somnolencia (sueño excesivo y permanente), irritabilidad, decaimiento o apatía, debilidad muscular, adelgazamiento, hiporexia (disminución del apetito), taquicardia (aumento de la frecuencia cardíaca), infecciones repetidas y retardo en el crecimiento y en el desarrollo psicomotor.

Algunos otros síntomas dependen de la causa de la anemia: cambios en las uñas, piel y lengua, sobre todo en las anemias causadas por la falta de vitaminas, como la B12 y el ácido fólico.

¿Qué alimentos debe comer un niño con anemia?

La alimentación debe ser variada, pero nunca deben faltar los siguientes elementos:

1.- Carnes de pollo, de pescado, pero, sobre todo, de vaca.

2.- Legumbres, como lentejas, garbanzos, porotos (su hierro se aprovecha más si se las acompaña con jugo de naranja).

3- Vegetales de hoja verde (su hierro se aprovecha más si se las acompaña con jugo de naranja).

4.- Hígado.

5.- Cereales , leches y yogures fortificados.

¿Cómo evitar la anemia?

Se la puede evitar teniendo en cuenta los siguientes puntos:

• Fomentando la lactancia materna.

• A partir del sexto mes de vida, ofreciendo una alimentación completa y variada.

• Recibiendo suplementos con hierro cuando el pediatra lo indique y por el tiempo que sea necesario.

• Concurriendo a los controles del niño sano y de la mujer embarazada.