Enfermedades Relevantes PAGE: informacion_enfermedades.php

Gastritis

El aparato digestivo

Es el encargado de digerir los alimentos para obtener de ellos la energía y las sustancias necesarias para el funcionamiento del organismo. Comienza en la boca y termina en el ano.

Sus partes son las que mencionamos a continuación:

1- Boca: Aquí se produce la masticación, que desmenuza los alimentos y los mezcla con la saliva.

2- Faringe: Órgano de paso, ubicado en la garganta.

3- Esófago: También órgano de paso, se encuentra en el tórax.

4- Estómago: Importante órgano digestivo. Segrega ácido clorhídrico y pepsina, que digieren las proteínas.

5- Intestino delgado: Órgano que interviene en la digestión y en la absorción de los alimentos. Se lo divide en tres partes: duodeno, yeyuno e íleon.

6- Intestino grueso: Porción final del intestino, absorbe principios alimenticios.

7- Ano: Esfínter que regula la defecación.

Todo el aparato digestivo se encuentra revestido en su interior de una mucosa.

Estómago

El estómago produce ácido clorhídrico y pepsina, que son volcados en la luz gástrica para intervenir en la digestión de los alimentos. La pepsina es una enzima que digiere las proteínas en el medio ácido proporcionado por el ácido clorhídrico. El ácido y la pepsina lesionarían la mucosa gástrica si ésta no se encontrase protegida por varios mecanismos:

1- La misma mucosa produce un mucus que actúa como barrera contra la acción del ácido clorhídrico y la pepsina.

2- La mucosa remueve el exceso de ácido y lo envía a la circulación sanguínea.

3- La mucosa gástrica se repara sola y mantiene su integridad cuando ha sido lesionada.

El Helicobacter pylori

El H. pylori es una bacteria. Sería la responsable de la mayoría de las úlceras pépticas. Se calcula que la mitad de la población presenta el H. pylori.

No está totalmente aclarado cómo se transmite este germen, pero se piensa que es por el agua o los alimentos. Ha sido encontrado en la saliva de algunas personas, por lo que es posible su contagio a través del beso. El contacto estrecho con un infectado por H. pylori y la exposición a su vómito son otras formas de contagio.

Es conveniente lavarse las manos siempre después de ir al baño y antes de comer.

¿Cómo se diagnostica la presencia del H. pylori en un enfermo?

Puede diagnosticarse mediante análisis de sangre, aliento y heces.

¿Cómo actúa el H. pylori para producir enfermedad?

El H. pylori debilita las defensas de la mucosa gastroduodenal, y la hace sensible a la acción del ácido gástrico.

El H. pylori secreta enzimas que neutralizan el ácido y le permiten vivir en ese medio.

Gastritis aguda

La gastritis aguda es una lesión inflamatorio-necrótica de la mucosa gástrica.

Clasificación

Gastritis de causa externa (exógenas)

Entre otras, sus causas son las bacterias, tóxicos, alcohol, medicamentos, cáusticos.

Las gastritis de origen bacteriano son las más frecuentes. Se producen por la ingestión de alimentos contaminados. El Helicobacter pylori  (H. pylori) puede producir gastritis y úlcera péptica.

Entre las gastritis por medicamentos, las más frecuentes son las producidas por algunos antiinflamatorios y analgésicos. Suelen ser gastritis erosivas (existe erosión de la mucosa gástrica).

Gastritis de causa interna (endógenas)

Gastritis secundarias a infecciones agudas y enfermedades graves.

¿Cómo se manifiesta la gastritis?

Es una enfermedad que puede cursar sin síntomas o, por el contrario, puede ser causa hasta de una perforación gástrica.

Lo más habitual es que el paciente presente decaimiento general, molestias, dolor o ardor en el epigastrio (boca del estómago), anorexia (falta de apetito), náuseas y vómitos.

¿Cómo se diagnostica la gastritis?

El médico se basa en los antecedentes y los síntomas del enfermo. Puede efectuarse un estudio radiológico y una endoscopia.

Tratamiento

Se indica reposo, dieta y, si es necesario, antiácidos.

Gastritis crónica

Es una enfermedad frecuente, aunque es posible que no se manifieste clínicamente. Suele estar vinculada con el H. pylori.

Existen diversas clases de gastritis crónica. Sus causas son variadas: H. pylori, factores autoinmunes, irritantes gástricos, factores alérgicos y otros.

Según su morfología, se presentan dos tipos principales de gastritis crónica: la atrófica y la no atrófica.

Gastritis crónica atrófica

Este proceso se inicia con una inflamación superficial de la mucosa gástrica. Luego, las glándulas de la mucosa se van atrofiando y pueden llegar a desaparecer. Se produce una disminución de la secreción gástrica de ácido y de pepsina, lo cual permite que diversas bacterias colonicen el estómago. El proceso puede provocar el llevar al cáncer gástrico.

Gastritis crónica no atrófica

En este caso, no existe pérdida de las glándulas gástricas.

¿Cómo se manifiesta la gastritis crónica?

Puede ser una enfermedad asintomática o presentar malestar epigástrico, náuseas y vómitos.

Tratamiento

Debe investigarse la presencia del H. pylori y, si se halla, erradicarlo. Otras medidas terapéuticas son dieta, antiácidos e inhibidores de la secreción ácida, en caso necesario.